· 

Atienza, De Manuel y Diosleguarde igualan a trofeos

Cuarta de feria, con media plaza de aforo completa se lidiaron novillos de Condessa de Sobral, bien presentados, de bonitas hechuras y con su punto de casta como ya demostraron en el encierro para los novilleros Pablo Atienza (ovación tras petición y oreja), Francisco de Manuel (palmas tras aviso y oreja tras aviso) y Manuel Diosleguarde (vuelta tras petición y oreja).

Abría plaza Pablo Atienza, quién no pudo lucirse con el capote. Muy templado el segoviano ante un novillo noble al que supo llevar muy bien a media altura. No le permitió el toreo ligado excepto en contadas ocasiones por lo que basó su faena en muletazos de uno en uno. Tras pinchazo, estocada y descabello recibió una fuerte ovación tras petición de oreja insuficiente. Con el cuarto de la tarde, un toro de precioso pelaje y que fue bien lidiado por el medinense Roberto Blanco volvió a demostrar que posee algo innato como es el temple. Varios muletazos por ambos pitones, nuevamente de uno en uno, y siempre con el sello del temple le hicieron merecedor de una oreja.

El segundo de la tarde, novillo que le tocó en suerte a Francisco de Manuel, fue a más durante la lidia, no se cansó de embestir en toda la faena. Tras un buen quite por chicuelinas después de su paso por el caballo inició la faena de muleta por el pitón derecho, con muletazos a media altura. Posteriormente cambió la muleta a la mano izquierda y fue al natural cuando vimos las mejores series, bajando la mano y obligando al novillo. Tras una estocada delantera y perpendicular que hizo guardia, dos pinchazos y estocada, su oponente cayó esfumándose la posibilidad de cortar trofeo. El quinto novillo, negro listón, no le permitió el lucimiento con el capote. Después de una muy buena lidia de Raúl Ruiz llevando muy toreado al cornúpeta en el capote, el madrileño De Manuel se dispuso a iniciar la faena de muleta doblándose con el novillo. Durante la misma supo entender bien al astado, siempre bien colocado para poder ligar las series, dejó buenas tandas de naturales por ambos pitones. Tras una buena estocada, cortó una oreja.

 

Cerraba terna el salmantino Manuel Diosleguarde, un joven con muy buenas cualidades. Con su primero no tuvo opción de lucimiento con el capote. Inició la faena de muleta con la diestra pero por ahí el novillo soltaba la cara al final del muletazo. Con la izquierda toreando al natural logró tantas de mérito bajando mucho la mano al de Sobral, dejando los mejores muletazos de la tarde. Fue prendido sin consecuencias. La estocada se le fue ligeramente lo que hizo junto a la casta que el animal tardara en doblar, perdiendo la posibilidad de tocar pelo. Con el que cerraba plaza se mostró voluntarioso, con ganas de agradar, tratando de buscar la colocación, atacando al novillo y mostrándose muy por encima de él, lo que ocasionó que el animal se rajara y buscara el refugio en tablas. Después de una buena estocada recibió una oreja.

 

A continuación les dejo el enlace a la crónica publicada en El Norte de Castilla: https://www.elnortedecastilla.es/segovia/atienza-manuel-diosleguarde-20190829111010-nt.html

Escribir comentario

Comentarios: 0